El frasco de la Felicidad

Un optimista.. nace o se hace?

Es cierto que hay personas con una actitud más desinhibida ante los problemas y personas que en seguida se desesperan. Pero también es cierto que el positivismo se educa.
No se trata de darle la espalda a la realidad, sino de aprender a enfrentarse a los problemas y a la realidad que no nos gusta desde el optimismo, es decir, con el convencimiento de que aquello que no nos gusta, o puede arreglarse o, si no tiene solución, no tiene porque amargarnos la vida.
Tambien sabemos que el cerebro va aprendiendo mediante ‘prueba’, ‘error’ y ‘acierto’. Hay dos actitudes diferentes frente a esto: una es pesimista. Otra, positiva.
Está demostrado que mediante una actitud positiva, los problemas pueden convertirse en oportunidades. Por eso te invito a que hagas este ejercicio, solo, en familia, con amigos, lo que prefieras.
Yo voy buscando frasquito, y vos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.