Un chico de 5 años contra los estereotipos de género

Sam vive en Massachussetts, Estados Unidos, y con apenas cinco años fue protagonista de una historia viral que inspiró a miles de personas.

Su papá relató en Twitter que a Sam le encantan cosas que la mayoría de la gente considera actividades de “chicos” y también las de “chicas”, como los camiones y las carteras.

Un día, en la escuela, sus compañeros le hicieron bullying por tener las uñas pintadas, ridiculizándolo y exigiéndole que se sacara el esmalte. Sam volvió a su casa angustiado y lloró toda la tarde.

El padre reaccionó con un descargo furioso en las redes sociales: “Mi hijo no es perfecto, pero tiene un corazón enorme. Puede encontrar belleza en todo lo que lo rodea y, hasta ahora, nunca había tenido miedo de ser diferente porque eso nunca había significado algo malo”.

Le echó la culpa a los padres de los compañeritos del jardín y a la “masculinidad tóxica” que se impone en la sociedad.

En un estudio de Global Early Adolescent Study, elaborado en 15 países por la Organización Mundial de la Salud y la Universidad de John Hopkins (Baltimore, Estados Unidos) se halló que los estereotipos de género que se establecen en la infancia por parte de padres, madres, profesorxs, compañerxs y la sociedad en general se pueden volver dañinos cuando lxs individuos comienzan la adolescencia.

En respuesta, cientos de usuarios manifestaron su apoyo públicamente y enviaron sus propias fotos con las uñas pintadas.”

Fuente: La Nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.