Igualdad de género en Argentina: ¿dónde estamos?

El movimiento hacia la igualdad de género en Argentina no es una moda, y sus victorias se remontan a décadas atrás..

Ya por el año 1947 el movimiento de mujeres sufragistas conquistaron el derecho a votar, lo que posicionó a las mujeres argentinas más cerca de la paridad.

Celebración en Plaza de Mayo por la promulgación de la Ley 13.010.

Años después, normativas como la patria potestad compartida y el cupo femenino siguieron allanando el camino.
En la actualidad, el movimiento por la igualdad de género sigue librando batallas. En el año 2015 se dio un salto al unir generaciones de mujeres de todo el país al grito de ¡Ni una menos!.

Movilización en la Plaza del Congreso. 3 de Junio de 2015.

Una serie de femicidios ocurridos en el país inspiró la consigna #NiUnaMenos y convocó alrededor de 500 mil personas en diferentes localidades de Argentina. Si bien los reclamos no eran nuevos, la movilización puso a los feminismos en el centro del debate público. La masividad fue inimaginable y la heterogeneidad también: participaron militantes, organizaciones, agrupaciones, gente autoconvocada, personas de la farándula. 

En #NiUnaMenos se alza la voz de las mujeres como sujeto colectivo, se habita el doloroso punto común que compartimos: historias de violencia machista vividas en silencio o naturalizadas. Lamentablemente, el mayor logro de #NiUnaMenos fue la visibilización, ya que la tasa de femicidios siguen siendo tan alta como en la primera marcha.

Otro hito de esta lucha es la promulgación de la Ley Micaela (27.499). Si bien su contenido es digno de celebración, su historia se recuerda con dolor. 

Micaela García fue una joven entrerriana que luchaba por los derechos de las mujeres y murió en manos del femicida Sebastián Wagner (y la justicia patriarcal argentina) en el año 2017. El caso conmovió al país y reforzó el grito de #NiUnaMenos. El lugar de la justicia entrerriana fue primordial, ya que el femicida tenía antecedentes de abuso y estaba en libertad condicional cuando violó y asesinó a la joven.

En honor a la memoria de Micaela, la normativa obliga a las personas de los tres poderes a capacitarse en Perspectiva de Género para evitar este tipo de malas praxis. 

Recorrer estos pasos más recientes hacia la igualdad nos permite notar cuánto se ha avanzado en materia de visibilización y unión. Sin embargo, también nos pone a pensar: ¿Cuáles serán nuestros próximos pasos para vivir sin mandatos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *