Satial y Vientre Plano, “las recetas mágicas”

En estos días fue tema de debate lo acontecido con los productos de Satial y Vientre Plano: suplementos dietarios que se ponen en la comida, productos normalmente consumidos por mujeres, en el cual venden promesas falsas, recetas mágicas, con la ilusión de consumirlos y así poder ser flacxs.

Hay ciertas modalidades que se repiten a lo largo del tiempo, en las que empresas o productos, a través de famosxs recomiendan la salvación de ese problema que todxs tenemos y nos preocupa: ser flacxs y bellxs

Hoy en el ojo de la tormenta se encuentran estos productos en particular, pero una vez que se despejan las nubes… ¿Tenemos listos el paraguas para la próxima campaña publicitaria que nos haga creer que nuestro cuerpo está mal?

En estos días, este producto fue cuestionado y recibió una demanda por publicidades engañosas y falsas promesas, debido a sus tendenciosos slogans, imágenes como una pizza con ese polvo y finalmente una cara conocida que lo recomienda.

Más allá de lo que termine aconteciendo con respecto al producto en sí o con la empresa, es una gran oportunidad para abrir debate sobre las múltiples violencias que se ejercen hacia nuestros cuerpos, especialmente hacia los cuerpos feminizados, ya que porcentualmente es a las mujeres las que están dirigidos estos productos.

El mandato de la belleza hegemónica abre nuevamente camino: no hay nada más importante en esta vida que ser flacx. La cultura de la delgadez se encuentra tan instalada en nuestra sociedad, que es normal que nos vendan productos que traigan la ilusión de un cuerpo que encaje con los parámetros normativos, y poco nos preguntamos acerca del mismo y de nuestra salud. Lo importante no es estar saludable, sino es ser flacx. 

Son normalmente las mujeres las que terminan realizándose múltiples tratamientos, intervenciones, dietas para poder llegar a ese ideal.

¿Se puede encontrar alguna relación con lo acontecido con Nuskin el año pasado?

Gentileza: @mujeresquenofuerontapa

Aunque Nuskin involucra además de una estafa en lo económico, ambos utilizan la misma receta de marketing que termina siendo de una manera una estafa con lo que respecta a nuestro cuerpo, salud y dinero. Invertimos nuestro tiempo y dinero en productos que nos venden como la solución a esos problemas fabricados y que al final, nos mantiene bajo la lupa patriarcal-capitalista que nos sigue intentando moldear y disciplinar.

Por otro lado, algo que compartían ambos productos es que fueron recomendados por famosxs e influencers. Es importante el rol de estxs comunicadorxs que poseen gran alcance, tanto por redes como a través de medios de comunicación. Aunque en algunos casos son también víctimas del mismo sistema, no dejan de ser cómplices y serviciales al mismo. Poseen parte de la responsabilidad en lo que están vendiendo, ya que lo recomiendan generando falsas expectativas, promoviendo la idea de que si unx consume eso va a poder ser tan bellx como ellas. 

Satial, como había sido con Nuskin en su momento, dejó al descubierto una vez más cómo es que se cosifican nuestros cuerpos, nos construyen en ideales de belleza imposibles y cómo se fomenta que la economía y el tiempo de las mujeres se destine a este fin.
La tormenta va a pasar. Pero si creemos que solo se trata de estos casos en específico, aparecerá otro producto, nombre, influencer. Tenemos que entrenar nuestros ojos para ver cuando vienen estas nubes publicitarias y estar preparadxs, con paraguas en la mano, y no permitirnos caer en estas recetas mágicas.

Nota escrita por: Mora Torres Mantykow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.